18 de febrero de 2008

UNA MINA PARA EL TURISMO

En el MUMI, el Museo de la Minería, pude disfrutar de una de las mejores visitas guiadas que he visto últimamente. El museo es bonito: máquinas de vapor, artilugios e inventos por todas partes… La pena es que los paneles son cutres y están colocados en las alturas. Si tienes mal las cervicales, sufres. Si eres miope, también sufres. Pero el museo es bonito. Lo mejor viene cuando hacen la llamada por megafonía que te indica que debes acercarte al ascensor. Entonces empieza la ruta. Bajas a una mina simulada y durante media hora puedes imaginar cómo es el trabajo de un minero, aunque seguramente es mucho peor de lo que te imaginas. Me encantó la visita guiada. Lo que más me gustó de la guía que nos llevó fue cómo hizo participar a los niños; a los mayores no, y eso fue otra pena (aunque yo tuve la suerte de ir acompañada de un experto en minas que iba solucionando mis dudas). Si vas a Asturias, puedes visitar el MUMI para poder comprender y admirar el duro trabajo que, durante siglos, han hecho los mineros. Y al salir, pues te tomas unos culines de sidra, que está riquísima...

2 comentarios:

Rita Jardón dijo...

seguro que era un experto? uhm, no sé yo... :D seguro que sí!
siglos? bueno, sí, pero en asturias, y de carbón, sólo un par, no? que ya es, también es cierto.
besos!

AmbientARTE dijo...

Jaja, sí que es un experto en minas, pero es que en tu fanilia lo son casi todos!!! Este Jorge, mientras me iba contando cosas me iba empujando para que caminase más deprisa, porque yo me quedaba embobada... es que me encantó!
Bs!
Toñi